sábado, 27 de abril de 2013

Yo sé que los finales de las cosas que escribo son épicos y son los mejores cierres del mundo. 
No puedo ser cursi, no. Siempre con algo típico de mí la voy a rematar. Kiss.