miércoles, 8 de mayo de 2013

No sé si es que tuve un momento desbordante emocional o qué, pero a veces me acuerdo de que existis. 
Realmente no quiero saber nada de vos, lo único que quisiera es que sufrieras al menos la mitad de lo que yo sufrí por vos, pero se presenta un problema: vos nunca sentiste lo mismo que yo hacia vos. Y aunque quisiera no te vas a dar cuenta de que existo, o darte cuenta de que sufrí, porque nunca supiste absolutamente nada. 
Creo que las ganas de llorar no es porque seas vos, sino que lo que teníamos, la memoria. 
Espero que algún día podamos vernos, me extrañes y pueda decirte todo lo que pasó. No pienso hablar con vos sobre ésto por escrito, necesito mirarte a los ojos y hablarte. Aunque sea por última vez. 
Eras más de lo que quería y/o pretendía para mí, pero me desilusionaste como persona; como todo. 
Nos vemos algún día. 

(ACLARACIÓN: no era una persona que me gustaba o algo que se le asemeje, ni sé qué era mío porque realmente nunca te sentí un amigo).